Pupilaje de caballos burriana
/ by /   Hipica Equus / 0 comments

El caballo y el calor

Hoy desde Hipica Equus, queremos hablaros de los caballos y del calor. En muchas ocasiones, los caballos se ven afectados por el calor. Puede afectar seriamente su rendimiento y su salud, especialmente si los animales han sido recientemente importados desde otra región donde hay temperaturas más bajas y una diferencia notable en la humedad del aire.

Sea o no un caballo importado, es importante saber prevenir los problemas asociados con el exceso de calor y hay que saber identificar los señales de un caballo que está padeciendo el estrés de calor.

Lo primero que tenemos que saber es que la temperatura normal de un caballo, va de 37,2 a 37,8 C. El ejercicio eleva la temperatura del cuerpo del caballo. Algo positivo para calentar los músculos. Sin embargo, si se trata de un incremento excesivo, puede dañar tejidos o causar la muerte. Por lo tanto, el jinete debe saber identificar las señales del estrés del calor para decidir cuándo parar al caballo y enfriarlo.

El caballo puede bajar su temperatura por evaporación mediante el sudor y la respiración. De hecho, cuando hace calor, el caballo responde aumentando el sudor y la respiración. También puede expulsar el calor por convección y radiación a través de la piel. ¡Cuidado! Si el caballo tiene demasiado pelo, está gordo o fuera de forma, no podrá reducir su temperatura con la misma capacidad y corre riesgo de salir perjudicado.

Si el caballo suda excesivamente, puede perder electrolitos y minerales importantes, y por lo tanto, deshidratarse. Al deshidratarse, el caballo pierde la capacidad de producir suficiente sudor y su temperatura volverá a aumentar.

Una de las soluciones para bajar la temperatura de vuestro caballo es la ducha de agua fría. Después de ducharlo, hay que ponerlo a la sombra y cualquier brisa o un ventilador eléctrico le ayudará a recuperarse.

Hipica Equus – Pupilaje de caballos burriana
Más información sobre nuestro servicio de pupilaje de caballos burriana en www.hipicaequus.com

Compartir


Dejar un comentario