pupilaje de caballos en valencia
/ by /   Hipica, Hipica Equus / 0 comments

La conexión entre el caballo y su jinete es fundamental

En Hipica Equus creemos que desde hace siglos ha existido un vínculo especial entre el caballo y el jinete. Transporte, compañero de deportes, participante de terapias médicas,… siempre ha permanecido junto al hombre de forma leal y fiel y el paso de los años no ha mermado esta relación.

Según revelan diversos estudios, los humanos y los caballos desarrollan una relación tan estrecha que pueden entra en un estado de “ser uno”. La cooperación que existe entre ambos es una parte clave de este fenómeno y refuerza aún más el vínculo.

El jinete expresa a través de su cuerpo lo que quiere que haga el animal. Debe sintonizarse en cuerpo y mente con el caballo. Si no se sintoniza el caballo no entenderá ni desempeñará los requerimientos del jinete. Este vínculo implica moverse en conjunto, estar juntos en el suelo, comunicarse como individuos y compartir sentimientos del otro.

Según varias estudios realizados a 60 jinetes, la mayoría de ellos revelan tener el sentimiento de compartir su persona con el caballo. Incluso muchos indican sentirse parte del animal.

El sentimiento excede a la conexión psicológica. Mientras que los jinetes adaptan su estructura desarrollando músculos en las piernas y otras zonas del cuerpo para coincidir con las del animal, son los caballos quienes experimentan cambios físicos en respuesta a la forma, carga y movimientos del jinete.

Además, el caballo es un animal muy sensible al tacto, de manera que la familiarización entre los dos es muy rápida. Logran acostumbrarse el uno al otro de forma que un simple movimiento del jinete indica al animal la dirección deseada.

Por otro lado, los caballos y jinetes se acostumbran a los olores de cada uno.

Asimismo, ambos son capaces de crear un sistema de lenguaje en conjunto a través del cuerpo.

Desde Hipica Equus ponemos a tu disposición las mejores instalaciones para que tú y tu caballo podáis entrenar.

Hipica Equus

Compartir


Dejar un comentario